SmartGolf
Cargando
British Open 2022

Cameron Smith gana un British Open para la eternidad

El australiano vence tras un final antológico con cinco birdies seguidos

Compartir

 El australiano Cameron Smith es el nuevo campeón del British Open, el mejor torneo que ningún golfista puede ganar, y lo consiguió tras brindar una actuación memorable. Firmó 64 golpes para alzarse con la jarra de clarete y además lo hizo en el Old Course, en la 150ª edición del torneo más antiguo del mundo. Cameron Smith ya es eterno. Además se convirtió en el cuarto jugador de la historia que logra un -20 en relación al par en un 'major' tras Henrik Stenson (British 2016) Jason Day (PGA 2015) y Dustin Johnson (Masters 2020).

Su nombre se instala junto al de históricos como Bobby Jones, Jack Nicklaus, Tiger Woods, Seve Ballesteros o Nick Faldo. Además dejó momentos inolvidables como el putt para par del 17 o el birdie del 18 para contrarrestar el eagle que acaba de conseguir su compañero de partido Cameron Young, y que lo igualaba durante unos segundos en la primera posición.

El triunfo del aussie de 28 años en cualquier caso no es ninguna sorpresa. Este mismo año venció en The Players y estableció en el Sentry Tournement of Champions el récord de puntuaje más bajo en el PGA Tour con su -34 total. En la historia de este deporte, sólo Nicklaus y él han ganado el mismo año The Players y el Open, y ambos además lo hicieron llevándose este último en la catedral del golf. En el Masters de Augusta de 2020, en el que fue segundo, se convirtió en el primer jugador de la historia que hacía las cuatro rondas en menos de 70 golpes.

Rory McIlroy, quien inició la jornada con cuatro golpes de ventaja, lideró durante gran parte del día pero no terminó de rematar. Fue tercero, poco consuelo para quien ha peleado por ganar los cuatro grandes este año. Con el norirlandés directo a la caza de su quinto grande, un impresionante Cameron Smith inició la remontada. El australiano había cerrado los primeros nueve hoyos en -2 y arrancó los siguientes como nunca habría podido soñar. Cinco birdies consecutivos (10-14), un par de ellos con uno de esos putts que no se olvidan. Mientras, la vuelta de McIlroy no pasaba de discreta, si bien el norirlandés estaba jugando bien. No obstante, no era capaz de aprovechar sus oportunidades de biride y rellenaba de pares su tarjeta.




En los momentos decisivos apareció el mejor Smith. Se metió en una situación comprometida tras el segundo golpe que dio en el hoyo 17. Entre la bandera y él se interponía el bunker. Su estrategia fue acertada. Tiró un putt arriesgado bordeando la trampa, aunque sin posibilidad de embocar, y se dejó todavía uno de tres metros. Con mucha sangre fría volvió a empujar la bola y la metió, de la misma forma que llevaba haciendo toda la semana. Poco después Rory apuraba sus opciones con un putt también en el 17 que a punto estuvo de meter, pero hizo el par.



Cuando comenzó la jornada todo indicaba que McIloroy y Hovland reeditarían el 'duelo al sol' que protagonizaron Tom Watson y Jack Nicklaus en Turnberry en 1977, hasta que surgió el australiano Smith. Ninguno de su nacionalidad ganaba desde Greg Norman en 1993. Curiosamente, este curso todos los grandes los han ganado jugadores menores de 30 años, algo que jamás había sucedido.

De entre los primeros clasificados, sólo Cameron Young fue capaz plantear batalla y casi logra su objetivo. Tommy Fleetwood respondió con una buena vuelta como casi siempre en estas situaciones, pero insuficiente. Dustin Johnson no fue capaz de meter miedo como antaño. Scottie Scheffler fue el gran perdedor entre comillas de la jornada con su 74.

Fuente: Marca



Enviar por mail
Compartir en Facebook
Comentarios de los miembros
Atencion Para dejar un comentario es necesario estar registrado en SmartGolf.

Quiero registrarme

Ya estoy registrado, quiero iniciar mi sesión