SmartGolf
Cargando

Dustin Johnson borra el récord de Tiger Woods en el Masters de Augusta

Elimina la marca de Tiger Woods de 1997

Compartir

 Dustin Johnson quedará para la historia como el ganador del Masters de la pandemia, el que se llevó a noviembre por la pandemia, el que se disputó sin azaleas, en grupos de tres, sin gradas y sin público, el que dejó la cifra de 20 golpes bajo par como récord, eliminando la marca de Tiger Woods de 1997, fecha que, como si fuera la Revolución Francesa o la caída del Imperio Bizantino, marcó el comienzo de una nueva era en el deporte, no sólo en el golf.





Johnson, además, terminó con la leyenda negra de sus rondas finales en las grandes, una imagen de debilidad, alejadísima del carácter ganador del nuevo miembro del Augusta National. Dustin, un jugador hierático, que transmite la misma ilusión cuando gana el Masters, que cuando sale a recoger el pedido de comida a domicilio en su casa de Palm Beach, es un golfista rocoso, referencia de una época sin tiranías en la que está por encima del resto de competidores.

Salió un domingo ideal para la defensa de los cuatro golpes que tenía de renta. Hizo sol y con viento para después de comer, que apareció con todo ya ventilado. Las banderas se dispusieron de forma tradicional, trapos de cuartas rondas en el Masters, salvo la del 16, la del lago de las ranas de Jon Rahm (71 golpes ayer), que, en ausencia de público, no la pusieron abajo, donde se ha visto tanto golpe de antología -como el chip de Tiger en 2004-, sino arriba de la pendiente.





De los perseguidores, Cameron Smith y Sungjae Im fueron los que elevaron instancia. Dos golfistas sin currículum en los grandes, algo más Smith que fue quinto en el Masters 2018 y cuarto en el US Open 2015. El segundo es un coreano juegalotodo. Desde que volvió el golf tras el confinamiento hace 22 semanas ha jugado 19 torneos. Intriga saber dónde mandaría el Augusta National la invitación a comienzos de año para invitarlo por primera vez. Rivales a los que le tenía que pesar una ronda final de este tamaño.

Un acoso a distancia

Dos birdies en los tres primeros hoyos de ambos redujeron la distancia a dos golpes, mientras Johnson combinaba más errores -dos bogeys- que aciertos, un birdie en el hoyo 3. El segundo fallo acercó a Im a un golpe. La amenaza duró 15 minutos. Volvió a -16 en el par 3 del hoyo 6, tramo en el que el coreano fallo un putt sencillo y ensanchó la distancia de nuevo a tres con el asiático y a dos con Smith, inconsistente todo el día, sin trasmitir la sensación de que su escalada era real, aunque con golpes geniales como el segundo del hoyo 9 desde el bosque a un metro del agujero.

El australiano soportó el pulso hasta el Amen Corner (hoyos 11, 12 y 13), con opciones a la espera de un fallo de Dustin. Cuando el hierro 9 de Johnson voló por encima del Rae's Creek del hoyo 12, el arroyo tumba de tantas ilusiones en la historia del Masters, Dustin se sintió aliviado. A Smith le quedó un consuelo menor: ser el primer golfista de la historia, tras más de 6.600 jugadores, que acaba las cuatro vueltas por debajo de 70 golpes. A Johnson, que amplió la distancia final a cinco golpes -la mayor distancia desde 1997-, le esperaba la gloria y la cena con el presidente del Augusta National. Vestido de verde con la chaqueta de dos botones que le puso Tiger Woods, el mejor cicerone posible, que había honrado el Masters con su brillante final.

Fuente: Marca
Enviar por mail
Compartir en Facebook
Comentarios de los miembros
Atencion Para dejar un comentario es necesario estar registrado en SmartGolf.

Quiero registrarme

Ya estoy registrado, quiero iniciar mi sesión