SmartGolf
Cargando

Las tres razones por las que tu juego podría no estar mejorando

¿Necesitas practicar tu swing de golf para mejorarlo? ¿Qué tanto debes practicar? ¿Qué deberías estar practicando? De los golfistas que se mantienen inconsistentes —sin importar lo que hagan para mejorar— hemos encontrado que se encuentran en una de estas tres categorías.

Compartir

1. No practicas lo suficiente

Me gustaría usar una analogía para marcar un punto en relación con mejorar tu swing. ¿Necesita un jugador de futbol americano
practicar cada semana antes de un juego? Pregunta tonta… pero también se aplica a tu juego. Porque aun y cuando el futbolista es uno de los más grandes atletas en el mundo, aparte de estar entre los más talentosos, él
necesita practicar tan solo para mantener su nivel de habilidad; ni siquiera estoy hablando de mejorar, solo de conservar su calidad.

Ahora llevemos esta analogía a los golfistas profesionales. ¿Necesitan practicar? ¡Bueno! Una disculpa; esa probablemente es otra pregunta tonta, porque la respuesta es: «Por supuesto que lo necesitan».

Entonces, si los mejores golfistas del mundo requieren practicar al menos dos veces por semana para mantener su nivel de habilidad, y éste es ya alto, ¿cuánto deberías practicar tú para mantener el que ya tienes?

2. Practicar demasiado

¿Cuánto es demasiada práctica? Es cuando vas al área de práctica con tres o más cosas qué trabajar en tu swing. Esto a menudo provoca que los golfistas vayan de un consejo a otro, intentando nuevas cosas en cada swing, hasta encontrar algo que les funciona.

Una vez que lo encuentran, se mantienen utilizándolo hasta que deja de servirles. Cuando esto sucede, vuelven para buscar algo más que les ayude a golpear la bola mejor. Ello sucede hasta que el siguiente consejo deja de
funcionar y el proceso completo de estar jugueteando con tu swing comienza de nuevo.

No hay duda de que es mejor practicar una vez a la semana y jugar una ves a la semana que jugar y no practicar. El primer ejemplo es probablemente
mejor para un jugador, que practicar cuatro veces por semana sin jugar una sola vez.

Lo que necesitas es encontrar es la relación entre práctica y juego. Cada persona tiene un radio diferente en cuanto a practicar y jugar.

Yo no puedo decírtelo en este artículo, pero puedo hacerte consciente de la necesidad de establecer un PLAN para averiguarlo. Y de la misma manera que conocemos a golfistas con un radio que les funciona perfecto, vemos a otros que practican demasiado.

De esta forma, cuando tú ves a un golfista que practica mucho más de lo que juega, sueles ver a uno que se la pasa lidiando por tratar de llevar su swing al campo de golf. ¿Por qué? Porque un golfista que practica demasiado su swing, suele llevar la mentalidad de la práctica al campo de juego y no logra asimilar la actitud mental correcta para jugar. Se concentra demasiado en aquello que trabajó en el área de práctica y solo logra que su
score y su swing sufran.

Trata de encontrar tu radio óptimo de práctica y juego. Sí, necesitas practicar; sinembargo, es igual de importante el que puedas salir a jugar sin estar pensando acerca de tu entrenamiento.

3. No sabes qué practicar

Quizá lo peor de todo es no saber qué practicar. Muchos golfistas asisten al campo de práctica solo por el simple hecho de golpear bolas sin un PLAN, preparándose para un desastre. ¿Puedes pensar en un jugador con 1 de hándicap o a un golfista de los Tours de la PGA o LPGA yendo al
área de práctica solo para tirar bolas? Por supuesto que no. Ellos tienen una tarea específica en cual trabajar.

¿Has escuchado a golfistas decir que ya no van a la práctica, porque cada vez que lo hacen se vuelven peores? Yo lo escucho todo los días a través de llamadas telefónicas y correos electrónicos de golfistas que están buscando la forma de venir a vernos. Han dejado de practicar porque la práctica no les ayuda.

No saber qué practicar convierte a tu juego en una montaña rusa de altas y bajas, que termina como una montaña rusa… en el mismo sitio donde empieza. Los golfistas que van a golpear bolas sin saber qué practicar se mantienen inconsistentes por el resto de sus vidas.

La solución

Aprende cómo practicar. Aprende cómo desarrollar un PLAN de práctica. Descubre cuál debe ser tu radio de práctica y juego. Si haces estas cosas, verás mejoría en el campo de golf. Si no, continuarás haciendo lo que
estás haciendo, continuarás viendo lo que estás viendo.

El Mono o no practica suficiente, practica demasiado o no sabe qué practicar.

El Jugador tiene un PLAN de práctica que lo lleva
al éxito y la felicidad en el campo de golf.
¿Eres un Mono o un Jugador?
¡Vamos, sé un Jugador!

Atentamente:
MARC SOLOMON,
TU INSTRUCTOR DE POR VIDA
Enviar por mail
Compartir en Facebook
Comentarios de los miembros
Atencion Para dejar un comentario es necesario estar registrado en SmartGolf.

Quiero registrarme

Ya estoy registrado, quiero iniciar mi sesión