SmartGolf
Cargando

Algunos trucos para el otoño y el invierno

El otoño o el invierno no son las mejores estaciones para disfrutar de largas rondas de 18 hoyos pero nos pueden servir para mejorar varios aspectos de nuestro juego o de todo lo que lo rodea, incluido nuestro equipamiento.

Compartir

Si trabajamos bien durante estas estaciones podemos llegar al verano en plena forma para ganar las cervezas y bajar el handicap.

-Un fin de semana de otoño o invierno es perfecto para acercarse a hacer un fitting. Algunos hemos jugado y practicado mucho en verano por lo que puede que nuestro swing haya mejorado lo suficiente como para aumentar su velocidad y necesitar nuevas varillas. Un fitting es algo que nunca decepciona por lo que si tienes la oportunidad de hacer uno cerca, infórmate y reserva hora.

-Cada vez que termina un año, los fabricantes anuncian muchas novedades de cara al siguiente. Eso sólo significa una cosa: hay que vender lo que no sea nuevo. Las tiendas a las que acudas normalmente necesitarán espacio para los nuevos drivers, juegos de hierros, putters, etc. Y ya que Furyk nos demostró el otro día que se puede ganar con un equipamiento que no sale en los anuncios hay que aprovechar estas oportunidades. Si eres de los que siempre quieren comprarse el último modelo que exista esto probablemente no te sirva de mucho, pero si lo que quieres es comprarte un buen driver no creo que los avances tecnológicos vayan a hacer volar tu bola 20 metros más. Cómprate buen material de este año por unos euros de menos.

-El otoño y el invierno son una buena forma de probarnos a nosotros mismos. Si estamos satisfechos con el nivel que hemos alcanzado en verano, un clima diferente puede suponer un reto y enseñarnos cosas nuevas de este gran deporte. Tengo amigos a quienes en verano siempre gano y en invierno me cuesta horrores, ya sea porque su vuelo de bola es más bajo y el viento no les afecta tanto o porque el frío no les hace cambiar ni un ápice su swing. Aunque no vayamos a jugar tanto como en verano, cada vez que lo hagamos podemos aprender a superarnos y hacernos mejores. Al fin y al cabo el golf no se inventó para jugar con el solecito todo el año, que se lo digan a los escoceses.

-Este punto quizá muchos no lo tengan en cuenta pero es algo que casi consideraría obligatorio. Si has jugado en verano con una mínima frecuencia, ¡cambia el grip de tus palos! Es de las cosas más asequibles que hay y si algún día la lluvia te pilla desprevenido, es mucho mejor tener unos grips nuevos que unos completamente desgastados. Yo ya he visto un par de palos volar por los aires un día de lluvia…

-El hecho de no salir a jugar todos los días no tiene que ser una excusa para dejar de practicar. Si concentras tus esfuerzos en estas estaciones en un área del juego puedes mejorar muchísimo, aunque luego no salgas a jugar. Puedes planear en concentrarte en tu juego corto durante dos horas cada día del fin de semana. ¿Sabes cuántas horas de prácticas habrás completado dentro de cuatro meses?


Si sigues estos consejos puedes llegar a la primavera de 2011 con un juego de palos hechos a tu medida, unas cuantas bolas de primera preparadas para hacer birdies, unos grips relucientes y un juego corto a la altura de un pro. Es cierto, hace frío, pero no es una excusa para olvidarse del golf durante nueve meses.

Fuente: Fuera de Limites

Enviar por mail
Compartir en Facebook
Comentarios de los miembros
Atencion Para dejar un comentario es necesario estar registrado en SmartGolf.

Quiero registrarme

Ya estoy registrado, quiero iniciar mi sesión

Ranking

Notas más leidasNotas más comentadas