SmartGolf
Cargando

Un año de Tiger Woods 2.0: del 1.199 del mundo al 13º

Reapareció en el Hero World Challenge

Compartir

Tiger Woods regresa desde este jueves al punto de partida. Hace un año el otrora número uno mundial reaparecía en el Hero World Challenge como ya había hecho en 2016. Es el torneo en el que ejerce de anfitrión a través de su fundación y que además carece de corte, es decir, era el marco idóneo salvo porque a Albany acude siempre una constelación (18 participantes) de estrellas que podía ridiculizar a Woods. En abril de 2017 se había operado por cuarta vez de la espalda y apenas había competido en los tres años anteriores y, pese a ello, fue noveno dejando destellos de lo que había sido.

Tiger reveló entonces que durante un largo periodo no pudo ni tan siquiera caminar. El golf había pasado a segundo plano, había cambiado "el palo de golf por un muleta", decía. Pero aquella cuarta operación acabó por fin con sus problemas de ciática y aquellos dolores que se habían extendido hacia una de sus piernas y le obligaban a permanecer en cama. Aún tuvo una recaída, pero de otra índole. Fue detenido por conducción temeraria mientras iba fuertemente medicado, delito que asumió.




Ahora comienza una nueva temporada tras disputar la pasada 18 torneos (20 si se cuentan el Hero World Challenge y la Ryder, que no son oficiales del PGA Tour). Hay que remontarse de hecho a 2013 para ver un calendario casi completo en la temporada del Tigre y a 2012 (19 torneos) para verle jugar en más eventos que el pasado curso.

Hace un año el ganador de 14 'majors' iniciaba el torneo en el puesto 1.199 del ranking y hoy día es el 13º del mundo. Esta fulgurante escalada fue fruto de su juego (su pegada sigue intacta) que, aunque sin la regularidad de antaño, fue lo suficientemente sólido como para hacerle aspirar de nuevo a las victorias. La confirmación de que pronto volvería a ganar llegó el domingo del PGA, donde firmó 64 golpes y casi le birla el título a Koepka. La culminación fue en el Tour Champions, frente a los mejores de la temporada.

Cinco años después, Tiger ganó de nuevo y a punto estuvo de llevarse la FedEx Cup. Lo primero que hizo fue abrazarse a su caddie Joe LaCava, quien había preferido seguir en paro con la esperanza de volver a trabajar con Woods. Luego hizo lo propio con su novia Erica Herman y con su agente Mark Steinberg. En cuanto recibió el trofeo de campeón se subió a un avión y emprendió rumbo a París para jugar la Ryder.

Hoy ha revelado que el de la Ryder era un Tiger exhausto. "Jugué los últimos siete torneos de la temporada en nueve semanas y eso es demasiado. Estaba agotado mental, física y emocionalmente en la Ryder. Este año (2019) cada mes habrá un torneo importante y tengo que asegurarme de que estoy físicamente mejor que el año pasado (2018). Aún estoy analizando mi calendario", explicaba el Tigre, que el pasado domingo perdió el denominado The Match contra Phil Mickelson.

Enviar por mail
Compartir en Facebook
Comentarios de los miembros
Atencion Para dejar un comentario es necesario estar registrado en SmartGolf.

Quiero registrarme

Ya estoy registrado, quiero iniciar mi sesión