SmartGolf
Cargando

La visión del embudo...

Dependiendo de la fuerza con que nos haya pegado el Golf, uno se vuelve más exigente consigo mismo hasta no poder controlar la obsesión y las horas de vida que finalmente le dedicamos a la práctica.

Compartir

 Pero como la locura no es instantánea sino que se manifiesta gradual, sostenida y progresivamente; no advertimos nuestro nivel de ‘fanatismo’ hasta que hacemos un esfuerzo por analizar nuestro propio comportamiento en ciertas situaciones.

Hace tiempo en un Driving, cansado de ejecutar decenas y decenas de pelotitas como un autómata, me tomé un respiro y me propuse observar el entorno y tratar de comprender –si podía- qué cosa hacíamos ahí los golfistas.

Mientras bebía algo fresco, miré detenidamente al golfista del box vecino, luego al del otro lado, a otro más allá y así sucesivamente pude analizar los gestos de muchas personas ‘trastornadas’ (me incluí) tratando de realizar un acto circense, intentando crear el tiro más potente y largo de su vida.

Llamativamente no vi a nadie que le diera la misma importancia a las ejecuciones cortas y precisas que se definen entre los 20-30 metros (o menos) donde se colocan las primeras marcas sobre ese campo de prácticas.

Así continué, pensando y terminé deduciendo que en realidad, sólo hacemos uso del Driver en pocos hoyos, algunos Par 4, en los Pares 5 y diría que en ningún Par 3, con lo cual, este controversial elemento pasaba a ser uno de los palos menos utilizados de la bolsa. Pero… ¿Cuál era en definitiva el raro motivo que nos atraía tanto y no podíamos dejar de pegar a cientos de pelotas con tanta vehemencia?

La única explicación rápida que encontré fue que, al ser el Driver uno de los palos menos usados, precisamente, nos requeriría mucha práctica para poder ‘domarlo’ y obtener resultados aceptables al ejecutarlo. Sabido es que, cuanto menos practiquemos con un palo (sea madera o hierro) menos confianza le tendremos y menos frecuentemente lo incorporaremos a nuestra rutina de juego.

Luego de algunas ejecuciones más me fui pensando en, si esas prácticas me servirían para el próximo juego de mañana, si realmente había podido aprovechar el tiempo del driving sólo utilizando mi driver.

Al día siguiente tomé una decisión; guardé el driver. Ejecuté mis tiros de salida con madera 3; me fue bien y la verdad es que no detecté diferencias tan importantes que me hicieran arrepentir de la elección. Cometí los mismos pifies; también ejecuté excelentes tiros a casi la misma distancia que con el driver y nunca me sentí menos ‘macho’ por tal decisión.

Luego sobre el fairway o por el rought no tuve complicaciones (serias digamos), para llegar con la misma cantidad de golpes que cuando salía con driver hasta las inmediaciones del green.

Quizás fue suerte o concentración, no lo sé…, pero lo que sí puedo decir es que en la zona más cercana al green me fue muy difícil dejarla cerca de la bandera con un solo tiro. Falta total de práctica de juego corto.

Esa prueba me llevó a determinar un par de cosas interesantes, a) que las groserías o barbaridades que cometo ‘lejos del green’ parecían ser más fáciles de corregir y de recuperar con otros golpes largos que, de todas formas, me seguirían acercando al objetivo; b) que los errores que eventualmente cometo con el uso de los palos largos son más permisivos que con los palos de precisión. Buen punto.

Finalmente y gráficamente hablando, terminé por imaginarme que cada hoyo del campo se comportaba como si fuese un gran embudo recostado sobre el fairway, que con su pico confluía hacia el hoyo… y a medida que avanzaba por la estreches de ese ‘cono’, iban apareciendo los “momentos de precisión”, esos tiros cruciales que me demandaban más concentración con los palos cortos, en forma cada vez más fina hasta llegar a tomar el Putter y enfrentarme al hoyo.

En esa zona ‘fina’ y de sutileza, ya no tenía ninguna tolerancia a mis errores (como esa indulgencia que me daba la amplitud del fairway por donde vine golpeando a mi bola); ningún tiro malo o pifiado me acercaría al objetivo en la forma deseada, sino que me alejaría o me complicaría la situación sumando más ejecuciones a mi score. El Approach que debería realizar tendría que ser muy bueno a casi perfecto para dejarla bien cerca del hoyo…

Esta situación más lo analizado en el driving, terminó por ayudarme a tomar una decisión que (a la luz de los años que pasaron) hoy la considero trascendente en mi experiencia y desde ahí, focalicé y reforcé mi práctica sobre el juego corto.

Para ser ‘equilibrado’ con esa estrategia, cambié algunos palos (que hasta ahí consideraba estándares) que cargaba en mi bolsa sin darle tanta importancia. Me refiero a los de mayor precisión: el Wedge, un excelente Sand y un invalorable Lobwedge de 64°.

Hoy podría decir sin equivocarme mucho, que es preferible resignar parte de la potencia y distancia del driver (más allá de los riesgos que su mal uso implica), antes que hacer tres o cuatro approach cruzando de punta a punta al green y dejar la bola a dos golpes de Putt; preferiría salir sin el Driver pero nunca jugaría sin mis hierros cortos.

Este tema del cambio de palos que acabo de describir como ‘de precisión’, es un tanto llamativo, dado que un importante porcentaje de golfistas se inclina más a invertir su dinero en las últimas tecnologías de drivers, o híbridos y maderas de fairway; pero muy pocos (sugestivamente pocos) consultan, se preocupan y adquieren un set de Pitches que le aseguren una mejora en su juego corto…

Mi viejo y querido profe -con ironía- me decía, cuando me veía trastornado pretendiendo llegar y sobrepasar las 200 yardas con mis prácticas de Driver: “Marce, el Golf se gana haciendo la menor cantidad de golpes, no la mayor distancia…”

Queridos y eventuales lectores, sepan disculpar si mis propias experiencias aquí volcadas no son tan claras ni convenientes como para sacarle algún provecho a sus juegos. Lo que trato de hacer en cambio, es ofrecerles una óptica diferente para que todos los que creíamos (y aún hoy sostenemos) que lo más significativo en nuestro juego es llegar a ejecutar golpes de 300 yardas, sepamos que esta hermosa disciplina está rodeada y embebida por un increíble e inentendible sistema de equilibrio, el más puro equilibrio.

Una armonía que nos invita a jugar bien todos y cada uno de los palos que elijamos para cada ocasión, sea para la salida, en el fairway, desde la arena, para el juego corto y sobre todo, sobre el green. Es por ello que en una buena cancha nos enfrentamos a desafíos para conquistar hoyos que poseen distintas complejidades y distancias.

Si rompemos ese mágico equilibrio, inclinando la balanza hacia la pura potencia y el juego largo, centrando nuestra estrategia de práctica exclusivamente en ello; sin dudas ganaremos muchas yardas, pero también sepamos que al hacerlo así desperdiciaremos por inexperiencias, muchos golpes en la zona que rodea al green y sobre el mismo.

Ya no soy el mismo que cuando tenía 25 o 30 años; sin embargo no me quejo y me divierto mucho, porque sigo jugando con jóvenes que me recuerdan los tiempos donde poseía buena potencia y pegaba largo. Hoy a pesar de no poder superar ni la mitad de la distancia que ellos me demuestran con sus tremendas ejecuciones, dejo a mi bola sobre el green sumando la misma cantidad de golpes que mis frescos adversarios y muchas veces, más de lo que ellos supondrían, termino embocando con un solo putt…

Si esto no es una clara demostración de equilibrio, entonces debería dejar de jugar Golf hoy mismo...

A disfrutar, practicar el approach y ganar más torneos…

Marcelo H. Barba
Enviar por mail
Compartir en Facebook
Comentarios de los miembros
BARBA MARCELO HORACIO
Club: LA RESERVA CARDALES
18/05/2017 17:30

Hola de nuevo Du Santus Markinhos.... se truncó mi respuesta. Disculpas... Hasta donde se lee decía que: "Quiero decir, lisa y llanamente que la única forma de mantenerte competitivo (cuando te volves viejito) es hacerte experto en la precisión del juego corto y sobre el Green, ya que a nadie que llegue a esa zona en dos o tres golpes le resultará agradable tomarse otros 4 o 5 para meter la bola... Para el tema del Hándicap te diré que no coincido que esté determinado por ningún tipo de juego, en todo caso, por la conjunción de todos tus golpes, salvo que no te haya entendido. Respecto a la "recomendación" que me sugerís que haga, te comento que en lo personal evito siempre hablar o actuar como profesional o profesor, ya que no soy ni siquiera un buen jugador; en todo caso me consideraría buen observador. Trato en todas mis notas de comentar mis propias experiencias hablando en muchos casos en primera persona y con ello, intento que quienes me leen interpreten -entre líneas- esto que vos marcas como 'lo peor de tu juego y practícalo' y que es preferible que practiques 'lo que no sos bueno'... Pero bueno, en todo caso son 'estilos' y distintas formas de comunicarse con la gente. Por último te quisiera comentar que soy consiente de las grandísimas diferencias que hay entre nosotros los amateurs y el resto de los profesionales que vemos por la tele, con ello trataremos de admirarlos, de imitarlos quizás, pero si de algo tenemos que estar seguros es que nunca en esta vida nos compararemos ya que no vivimos de eso, ni trabajamos para eso, ni entrenamos como lo hacen ellos, 8 horas de su día cada día de su vida. Nos queda la diversión pura, el disfrute sano de jugar el mejor Golf que podamos y junto a nuestros amigos. En este contexto escribo y me muevo, intentando descubrir nuestras pequeñas estrategias para ganarle un par de golpes al partido del sábado... Gracias por tu participación, por tus conceptos y tus ideas. Ojalá podamos seguir intercambiando estos comen

BARBA MARCELO HORACIO
Club: LA RESERVA CARDALES
18/05/2017 16:39

Hola Estimado Du Santus Markinhos, un verdadero placer saber que te interesa la lectura de estas notas y como primera acción te agradezco tu sinceridad en la respuesta. Ahora bien, trataré de explicar algo mejor lo que intento decir en la misma, ya que a pesar de tu discernimiento coincidimos en muchos temas. Sobre todo en la recomendación que amablemente me indicás sobre identificar qué es lo peor de tu juego y practicarlo... Hace tiempo atrás (mucho, desgraciadamente) mi objetivo era partir el fairway con largos drives que superasen todas las distancias que pudiera, a veces lo lograba y otras muchas no lograba evitar algún que otro tiro de recuperación por los desvíos. Aprendí con un gran maestro y profesor de Golf que en aquellas épocas me decía una y otra vez (luego lo comprobé personalmente) que el Driver debería utilizarse sólo en aquellos hoyos donde uno sabe y confía que no generará problemas, con lo cual, hasta hemos llegado a practicar y jugar en algunas canchas con algún Par 5 donde no quedaba otra que salir con hierro para evitar árboles altos. Repasé una y otra vez por mi memoria, por internet y charlando con mis amigos de Golf y no veo ni leo ni tampoco coincido en que el Driver es uno de los palos más utilizados de la bolsa, pero respeto tu propia opinión. En ésta y en todas mis notas (en casi un 90%) siempre trato de hablar de un tema clave en esta disciplina que nos atrapa, El Equilibrio. En ese sentido digo y afirmo que ningún golpe de este deporte es más o menos importante que otro, dado que todo suma y se relaciona íntimamente con el predecesor y el sucesor; sin embargo querido amigo, los años pasan, el cuerpo y las condiciones físicas cambian y con ello disminuyen las potencias de las ejecuciones que aún -gracias a Dios- todavía hacemos los viejos golfistas. Con ello quiero lisa y llanamente que la única manera de mantenerte competitivo en el tiempo es hacerte un experto en la precisión del juego corto y sobre el Green, dado que a ningún juga

DU SANTUS MARKINHOS
Club: SAN PATRICIO GOLF CLUB
15/05/2017 14:07

Debo discernir en 3 cosas con respecto al autor. 1- Se demostro estadisticamente que el juego largo es mas importante que el juego corto. Es mas nuestro handicap esta determinado por nuestro juego largo, +- 2 golpes en relacion a como jugamos nuestro juego corto/putts contra ese handicap. 2- El driver es el 2do palo mas usado de la bolsa, despues del putter. 3- La recomendacion debería ser: "Identifica que es lo peor de tu juego y practicalo" si ya sos un buen jugador de approach preferible que practiques lo que no sos bueno. Extra - La practica del approach y el putt es la manera de bajar el handicap mas rapido. La practica del juego largo es la manera lenta de bajar mucho mas el handicap de lo que cualquier mejora en el juego corto te puede dar.

Atencion Para dejar un comentario es necesario estar registrado en SmartGolf.

Quiero registrarme

Ya estoy registrado, quiero iniciar mi sesión